23/06/2024

El precio de las verduras no tiene techo: algunas superaron los $10 mil por kilo

La escalada de los precios de las verduras en supermercados, verdulerías y ferias parece no tener freno, pese a la desaceleración de la inflación en el resto de los alimentos. El kilo de algunos vegetales ya superó los 10.000 pesos en Corrientes.



El martes, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó que durante el mes de abril los precios en general aumentaron un 6,3 por ciento en el Nordeste (NEA) y en lo que a alimentos se refiere, la suba en la región fue del 4,9; en ambos casos las cifras más bajas del país.

Pese a este dato que parece esperanzador, luego de varios meses de remarcaciones furiosas que destruyeron el poder adquisitivo, los valores de las verduras no acompañan esta tendencia.

Como viene sucediendo hace más de un mes, la semana anterior se volvieron a registrar aumentos en los precios de algunas de las verduras más consumidas, como el tomate, la lechuga y el morrón; indistintamente del lugar que las venda.

EL LIBERTADOR realizó un relevamiento en el que se identificó que el kilo de lechuga se ofrece a no menos de 4.000 pesos por kilo y en algunos casos a más de 6.000.

El morrón rojo llegó a los 6.500 pesos por kilo en algunos supermercados y en las verdulerías y ferias no se consigue a menos de 5.000.

El tomate es otro de los vegetales cotizados por estos días, con precios que no bajan de los 3.500 por kilo pese a la mala calidad que tiene por estos días.

Un caso extremo es el de la espinaca, que en varios supermercados cuesta más de 10.000 pesos por kilo.

Incertidumbre

Comerciantes consultados por este medio indicaron que la escalada de precios se debe a motivos climáticos y que no se sabe hasta dónde llegará. Señalaron que el exceso de lluvia de los últimos meses perjudicó muchas cosechas y que el frío intenso de los últimos días podría complicar la situación, ya que las heladas suelen ser muy perjudiciales.

Ante esta situación, varios expresaron que optan por no ofrecer ciertos productos porque saben que los clientes no los comprarán a los valores actuales. «Por primera vez en mucho tiempo, esta semana no compré morrón rojo para vender, porque la gente no los compra y se me terminan pudriendo», afirmó un verdulero.