18/07/2024

La tasa de fecundidad en Corrientes es de 1,6 hijos promedio por mujer

De acuerdo a datos del CENSO 2022 recientemente difundidos, la provincia de Corrientes registra una tasa de fecundidad de 1,6 hijos por mujer, por encima de la tasa nacional del 1,4 y levemente por debajo del indicador de 1,7% que Corrientes registró en el Censo 2010.



Uno de los componentes del cambio demográfico es la fecundidad, en tanto influye directamente en la
posibilidad de crecimiento y recambio generacional al interior de la población.

La fecundidad se puede medir tanto a lo largo de la vida fértil de las mujeres (entre los 14 y los 49 años) como en un período determinado.

En Argentina, hay 12.382.860 mujeres de 14 a 49 años, de las cuales el 57,5% tenía hijos nacidos vivos al momento del Censo 2022, mientras que el 42,5% no tenía hijos.

A nivel país, según el Censo Nacional 2022, el promedio de hijas e hijos nacidos vivos por mujer en viviendas particulares de 14 a 49 años es de 1,4%.

Es decir que en el país hay 7.126.256 mujeres con hijos nacidos vivos.

Este indicador se ubica por debajo de la tasa de 1,7% del Censo 2001 y del 1,5% de 2010.

El promedio de hijas e hijos por mujer que presentan los resultados del Censo 2022 manifiesta situaciones heterogéneas según la jurisdicción de residencia de la mujer.

Las mujeres que habitan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tienen en promedio casi 1 hijo menos que las que viven en Santiago del Estero, Misiones y Formosa.

En el caso de la provincia de Corrientes la tasa de natalidad es de 1,6, al igual que Chaco,y por debajo de Misiones (1,7) y Formosa (1,7).

En la provincia de Corrientes, hay 334.489 mujeres de 14 a 49 años que viven en viviendas particulares, de las cuales 78.081 tienen más de tres hijos, 61.272 tienen dos hijos, 65.468 mujeres tienen 1 hijo y 129.668 mujeres no tienen hijos.

La tasa de fecundidad en Corrientes muestra un leve descenso respecto al indicador de 1,7% del Censo 2010.

DATOS NACIONALES

A nivel país, los resultados del Censo 2022 muestran un descenso muy pronunciado del porcentaje de mujeres adolescentes con hijas e hijos en comparación con los del Censo 2010.